¿El Secreto no te funciona? Seguro que cometes alguno de estos errores…

¿El Secreto no te funciona? Seguro que cometes alguno de estos errores…

El Secreto” de Rhonda Byrne fue uno de los best Sellers del 2007, y para algunos, entre los que me incluyo, fue una autentica revelación.
Somos muchos los que leímos el secreto y empezamos a poner en práctica aquello que en el libro se predicaba. Que si el mapa de deseos, que si las visualizaciones, que si las cartas… pero desgraciadamente, a la mayoría no nos funcionó.
Tal vez el secreto sólo era una estrategia de venta de libros, o quizás no supe sacarle partido. Más adelante me di cuenta de que el problema residía en mi manera de entenderlo, desde el paradigma material.
Esta semana he leído un libro que me ha hecho entender cuál era el problema, y que profundiza muchísimo más en lo que en el secreto se le llama la ley de la atracción. El libro es una maravilla y no tiene desperdicio desde la primera hasta la última palabra. Es “El código de la manifestación” de Raimón Samsó, y como en todos sus libros, Raimón, hace comprensible aquello que fácilmente puede perder a uno cuando investiga sobre el tema.

Otro Paradigma

El secreto se mueve en el paradigma de lo material, de esta pantalla de cine a la que le llamamos realidad. Y digo que le llamamos realidad porque es lo que los sentidos nos permiten experimentar, y como lo experimentamos asumimos su existencia. Sin embargo, cualquier físico, químico o científico en general estará de acuerdo que cualquier cosa esta formada por más espacio que por materia.
Si pudiéramos coger todas las partículas que forman una ciudad como Barcelona, la parte que físicamente es material cabría en un dedal. ¿Te das cuenta de que nos concentramos en la parte material y esta no deja de ser una infinitésima parte?
En el secreto, este es el mayor de los errores, ¿cómo vamos a atraer aquello que queremos si estamos centrados, solo, en una infinitésima parte?
Así que, si queremos que funcione hay que trabajar la parte no visible, no material, vibracional y de la información, así, conseguiremos resultados.

La esencia de “el secreto”

No quiero que dé la sensación de que me estoy cargando la base de el secreto, creo que es uno de los libros que marca un antes y un después en las personas que entran en el crecimiento personal y espiritual, pero como pasa muy a menudo, y más ahora que la sociedad y la información crecen exponencialmente, hay una evolución y una mayor comprensión.
Como cada vez somos más los que nos adentramos en el mundo espiritual y tenemos más información disponible, la sensación es que el secreto es una introducción. Contiene grandes verdades, pero están a medias, bueno, más que a medias a una pequeña parte de lo necesario, y la misma autora se dio cuenta y amplió la información a posteriori.

La emoción es una parte esencial de la creación, y usarla mientras estamos proyectando algo es como gritar al universo; ¡mira lo claro que lo tengo que hasta ya me siento teniéndolo hecho!

En realidad, la esencia del secreto, lo que hace que funcione, está en la parte más espiritual. Desde la parte más espiritual no materializamos, manifestamos, y manifestamos a través de la mente, entendiendo la mente como la unión de la esencia y espíritu…
Si eso lo transformamos y lo plasmamos en palabras comprensibles, diría que se puede pedir desde dos puntos de vista, desde la carencia, del no tener, del deseo de obtener algo, o desde la asunción de tenerlo, pero con un desfase de dos variables (el espacio y el tiempo)

El secreto y la ley de la asunción

La ley de la asunción puede que sea la parte más importante que hace que el secreto se desarrolle según lo previsto. Esta ley, de una manera resumida, viene a decir que, cuando queremos que algo suceda en nuestra vida debemos asumir que ya ha pasado. Esto hace que la solicitud no se haga desde la carencia, sino desde la seguridad. Asumir que ya ha pasado es tener seguridad, y tranquilidad para permitir que el desfase de las variables espacio y tiempo se ordenen para su manifestación.
En entradas anteriores he hablado de la Pronoia, y la ley de la asunción es parte fundamental de esta, de hecho, es como un bucle, uno asume que las cosas suceden, suceden y refuerzan la sensación de Pronoia.

Las creencias y el secreto

Las creencias también son una parte fundamental cuando trabajamos con el secreto. Si ya he comentado que las creencias crean lo que uno vive no es difícil pensar en que hay que trabajar sobre ellas. Este es un punto que sólo se pasa por encima en el secreto y que es otro de los pilares sobre los que se sustenta su funcionamiento. De nada sirve leer el libro e aplicarlo si en realidad lo que estamos haciendo no va acorde con lo que creemos.
Una manera muy profunda de trabajar estas creencias es El Curso de Milagros. El libro canalizado de Helen Schumann trabaja profundamente en ellas, pero tiene un pequeño problema para los que desean resultados inmediatos, hacer el curso de milagros lleva, por lo menos, un año.
De la misma manera, los resultados al aplicar el secreto no son iguales para alguien que se ha adentrado en crecimiento personal y espiritual que para alguien centrado en el materialismo como única realidad. El desarrollo personal y espiritual modifica los paradigmas en los que nos movemos, y la modificación de paradigmas implica un cambio en las creencias.

El desapego en el secreto

Otro factor que en el secreto no se profundiza es el desapego. Es normal que cuando uno tiene un deseo no deje de pensar en él, pero a nivel de manifestación es contraproducente.
Si te observas a ti mismo, verás que manifestar se produce más a menudo cuando no hay ese apego con la manifestación. Cuando piensas en algo y simplemente te dices que te gustaría, pero después ya te olvidas, es más fácil que se produzca…
A todos nos ha pasado pensar en alguien que hace años que no vemos, pensar en que te gustaría saber que es de su vida, y al poco tiempo encontrártelo por la calle. ¿Qué ha pasado? Pues sencillo, has hecho una petición, sin apego, y sin la necesidad de que se cumpla, así que… ¡deseo concedido!!

La guinda de el secreto

La guinda del pastel en lo que a el secreto se refiere es la emoción, poder poner la emoción que podríamos sentir en aquello que queremos que pase es usar un catalizador que multiplica el cumplimiento de la petición.
La emoción es una parte esencial de la creación, y usarla mientras estamos proyectando algo es como gritar al universo; ¡mira lo claro que lo tengo que hasta ya me siento teniéndolo hecho!, Y claro, la respuesta lógica es que se materialice, porque ya solo queda la parte material, pues el 99 % que es la parte no material ya esta hecha…
Es fácil darse cuenta de que lo malo se manifiesta antes y más a menudo que lo bueno, y aquí esta la clave, cuando pensamos en algo malo se te pone mal cuerpo, y eso no es más que la emoción. Sin quererlo estamos potenciando que eso ocurra.

¿Cómo evitar que lo malo se manifieste?

Ya has visto que tanto lo malo cómo lo bueno se puede manifestar, y que la emoción en lo malo es más intensa que en lo bueno, pero ¿cómo evitar que lo malo suceda?
Esta calculado que el tiempo mínimo que requiere una manifestación esta alrededor de los 20 segundos, así que en primer lugar deberías evitar que pensar en lo malo exceda este tiempo.
Tal y como funciona el cerebro puedes cambiar de pensamiento, si lo tienes adiestrado para ello, y para ello se requiere práctica.
Otra opción que resulta increíblemente sencilla y al mismo tiempo efectiva, es usar la técnica de la goma elástica en la muñeca. Es tan sencillo como tirar de ella y soltar cada vez que tenemos un pensamiento negativo, de esta manera adiestramos el inconsciente, relacionando pensamiento negativo con dolor y evitando que estos se produzcan…

Entonces, ¿Cómo uso el secreto?

El secreto lo puedes usar tal y como indica el libro, pero te diría que si quieres asegurarte que funcione ( y seguro que es así sino no dedicarías tiempo a esto) ten en cuenta los factores descritos.
De todas formas, sigo recomendando encarecidamente la lectura de el código de la manifestación y si esto te llama, también te recomiendo a no dejarlo para otro momento, sella la voluntad con una acción, compra el libro, y descubrirás multitud de detalles que harán que tu vida sea un sueño hecho realidad…
Me encantaría que me dejaras un comentario contándome qué es lo que más te ha impactado…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,25 de 5)
Cargando…
Por | 2017-08-22T16:27:19+00:00 Julio 27th, 2017|Creencias, Desarrollo personal|6 Comentarios

About the autor:

Nacido cerca de Barcelona en 1977, a los 35 años paso por una experiencia de vida que provoca un cambio en mí y empiezo a investigar y profundizar en las causas de las vivencias que se dan en la vida. Investigo sobre la enfermedad y descubro otras opciones que me permiten empoderarme y auto-responsabilizarme, y de esta manera, poder tomar las decisiones que marcan el rumbo hacia obtener resultados en salud imprevisibles. A raíz de eso, me propongo dar a conocer todo aquello que he ido encontrando y comprobando, para que todo el que quiera pueda beneficiarse…

6 Comentarios

  1. Anónimo Julio 27, 2017 en 2:40 pm- Responder

    Maravilloso resumen, asi es

  2. Raúl Julio 27, 2017 en 5:30 pm- Responder

    Sencillamente clarificador!! Gracias por tus aportaciones!!

  3. Berto Julio 27, 2017 en 6:49 pm- Responder

    Pep com sempre sencillament brillant

  4. Rosalia Julio 28, 2017 en 3:40 am- Responder

    Es cierto que el pensamiento negativo opaca el deseo de concretar algo que deseamos.
    Como tambien es cierto que demasiada emocion y el pensamiento enfocado en ello que queremos atraer diluye la energia. Lo del desapefo es correcto. Fue uno de los errores que cometia, en no poder sacar el foco del pensamiento.

    • Pep Julio 31, 2017 en 5:54 am- Responder

      Es el error que cometemos todos, Rosalia, y no es sólo un tema de apego, sino que ademas ese apego esta relacionado directamente con la petición desde la carencia, emitiendo vibración de escasez…

  5. leah GAlindo Julio 29, 2017 en 10:43 pm- Responder

    Me impacto que la emoción en lo malo sea mas intensa q en lo bueno y tambien técnica pata evitar pensamientos malos

Deje su comentario