Pronoia: ¡Que grande vivir así!

/, Desarrollo personal/Pronoia: ¡Que grande vivir así!

Pronoia: ¡Que grande vivir así!

La Pronoia es un concepto bastante reciente bautizado con este nombre por el Dr, Fred H Goldner para definir el estado opuesto a la paranoia en 1982.

No es la normalidad, pues estar en Pronoia es tener un punto de enajenación mental fantástica.

La Pronoia es un estado mental en el que la persona está convencida que el universo conspira a favor suyo, y que todo lo que le depara es positivo.

Vivir en Pronoia

Vivir en Pronoia es sentir que la vida fluye, que todo funciona, que las cosas que pasan, todas, tienen algo positivo para nosotros.

Vivir en Pronoia es vivir sin apego, sin necesidades, sin esperar nada a cambio de nada, y no esperas porque sabes que llegará, aunque no sepas de qué forma.

Vivir en Pronoia es levantarse cada día, con la seguridad de que vas a tener un día fantástico, y que nada ni nadie te lo puede estropear.

Vivir en Pronoia es saber que en tu mundo existen una infinidad de posibilidades dispuestas a hacerte las cosas más fáciles, sin contemplar la posibilidad que se puedan torcer o estropear.

Vivir en Pronoia es tener una positividad llevada al extremo, que en algunos casos se podría denominar como enfermiza, pero que da una paz y una tranquilidad al que vive en este estado que, de tenerse que medicar, deberían hacerlo aquellos que no viven en ella.

Vivir en Pronoia es mantener la confianza en las decisiones que se toman y entender que pase lo que pase con las decisiones que tomamos, será lo mejor que nos podía pasar.

¿Qué parte de espiritualidad tiene la Pronoia?

Definitivamente es totalmente independiente a la espiritualidad, a las religiones y a cualquier concepto que nos lleve a creer más allá de lo material. Digo que es independiente porque  puedes vivir en Pronoia y sin embargo ser completamente ateo, así como también puedes ser creyente en dioses, energías o cualquier concepto divinificado.

La Pronoia es simplemente ser un amante de la vida, sentir que la vida vale la pena tal cual la vivimos o creemos vivirla, pues una cosa es como se vive y otra muy distinta es como uno cree que la vive.

Pronoia y realidad

Vivir en la Pronoia comporta tener una creencia muy arraigada en el inconsciente, y cómo ya he comentado en otras entradas las creencias generan la realidad que vives.

Tener la creencia de que el universo conspira a favor tuyo es un optimismo llevado al extremo, digamos que es el optimista extremo, el que es incapaz de ver parte mala en suceso alguno.

Cuando uno vive pensando en todas las posibilidades, incluso las que no se contemplan, se producen pequeños milagros en el día a día, cosas como ver giros inesperados de situaciones que permiten soluciones.

¿Vives en Pronoia?

Antes de saber si vives en Pronoia deberías preguntarte si te gustaría vivir así. Hay muchas personas que se quejan continuamente, de todo, de los políticos, del fútbol, de lo mala que es la gente, del trabajo…. Hay multitud de temas para quejarte, y deberías planterte si tu eres de las personas que se quejan. La queja lleva detrás un rédito para la persona, es sentir que las cosas están mal pero no ver la parte de culpa que hay en ti de ellas. Las quejas solo sirven para tener apoyo social, y es eso lo que buscamos en ellas. Así que si eres de los que se quejan, seguro que no vives en Pronoia.

Hablo de la queja para definir la vida en Pronoia porque la queja es una señal de estar viviendo centrado en lo negativo.

Muchas veces habrás oído aquello que dice que en la vida sólo se puede vivir desde dos puntos de vista, desde el Amor o desde el Miedo, pues esta frase aquí viene como anillo al dedo. Si vives desde el amor, todo es positivo, comprensión y estimulación para vivir, y esta podría ser perfectamente otra definición de la Pronoia. En cambio desde el Miedo uno vive con rencor, con inseguridad, con desconfianza y eso estaría más cerca de la Paranoia.

Ahora que tienes claro esto, ¿Cómo prefieres vivir?

Si quieres identificar a alguien que vive en la Pronoia sólo necesitas mirarle a la cara, ¿sonríe?, ¿es feliz? ¿las cosas le salen siempre bien? ¿es de los que ha nacido con una flor en el culo? (nunca he entendido porque se dice esta frase de aquel al que todo le sale bien…) Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas puedes tener la certeza de que estas ante alguien que vive en Pronaoia…

Pronoia y enfermedad

Numerosos estudios han determinado del poder que tiene la mente ante una situación de salud complicada. Esta más que demostrado que el optimismo tiene efectos hormonales y afecta las constantes básicas. Entonces, ¿Cómo crees que la Pronoia puede afectar a alguien que este enfermo? Pues está claro, ¡dando ganas de vivir!

El mundo y la Pronoia

Si el mundo estuviera lleno de personas que viven en Pronoia, ¿sería mejor que ahora?

Algunos dirán que esto sería un mundo de locos, igual tienen razón, pero un mundo de locos optimistas, positivos, confiados, tolerantes y llenos de amor, es lo más parecido a lo que John Lenon con su canción himno Imagine describió. ¡Bendita locura!

Si te parece interesante puedes empezar contigo mismo, busca la Pronoia, tiende hacia ella i veras que cuando tu cambias todo cambia, al final el mundo no es más que un espejo de ti mismo…

Quiero vivir en Pronoia!!

¡Claro, y yo también lo quiero! ¿Y quién no querría en su sano juicio?

Personalmente creo que lo primero y más necesario para empezar a vivir en Pronoia son los agradecimientos. Mostrar gratitud cada día ante lo que vamos viviendo te enfoca hacia lo positivo que sucede en tu vida, es una forma de vivir en el amor. Se puede agradecer desde la ducha de la mañana a la situación más magnifica que puedas vivir durante el día, y cuantas más cosas agradeces más te enfocas hacia la Pronoia.

Se calcula que el 60% de los pensamientos que tenemos al día se repiten, y si esos conseguimos que sean positivos estamos más cerca de la creencia en que el universo conspira a favor de las personas…

Otra acción a desarrollar es el poner la buena voluntad en todo aquello que hacemos, por pesada que nos resulte la tarea, conseguir sentirse valioso también potencia las creencias de la Pronoia, sin caer en egocentrismos. Uno puede considerar que es bueno, que hace bien las cosas, y si eso se cree desde la humildad, el respeto y la tolerancia aumentamos el potencial de Pronoia.

Finalmente, en mi caso, me sirve mucho poder meditar, tener un pequeño espacio de tiempo única y exclusivamente para escucharme, para sentirme y darme cuenta de cuáles son mis estados, pues la toma de conciencia de un estado facilita poder modificarlo si no es el adecuado.

Así pues, ¿qué te parece? ¿Te apetece vivir en Pronoia? ¿Quieres? A que esperas, ¡grita al mundo que la Pronoia forma parte de ti!!

Y si tienes tu propia técnica no dudes en dejar un comentario y compartirlo, somos muchos los que te lo agradeceremos…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Por | 2017-08-22T16:27:57+00:00 julio 1st, 2017|Creencias, Desarrollo personal|2 Comentarios

About the autor:

Nacido cerca de Barcelona en 1977, a los 35 años paso por una experiencia de vida que provoca un cambio en mí y empiezo a investigar y profundizar en las causas de las vivencias que se dan en la vida. Investigo sobre la enfermedad y descubro otras opciones que me permiten empoderarme y auto-responsabilizarme, y de esta manera, poder tomar las decisiones que marcan el rumbo hacia obtener resultados en salud imprevisibles. A raíz de eso, me propongo dar a conocer todo aquello que he ido encontrando y comprobando, para que todo el que quiera pueda beneficiarse…

2 Comments

  1. Berto julio 27, 2017 en 7:00 pm - Responder

    Bendita Pronoia, Bendita Locura, que lo cura todo

  2. Anónimo agosto 31, 2017 en 5:20 pm - Responder

    Gracias. Interesante artículo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.