Nueva medicina Germànica 2017-03-07T19:10:30+00:00

Toda enfermedad es la solución biológica a un conflicto emocional inconsciente, no resuelto. Descubrir, comprender y hacer consciente el código secreto del síntoma detiene la enfermedad hasta su total remisión.

Dr. Ryke Geerd Hamer

Nueva Medicina Germanica

 

La nueva medicina germánica fue descubierta por el Dr. Ryke Geerd Hamer en la década de los 80 a raíz de sufrir una experiencia traumática con su hijo. Uno de sus hijos, Dirk, fue tiroteado mientras estaba durmiendo en la cubierta de un barco cerca de la costa italiana en 1978. Cuando su hijo murió a el Dr Hamer se le diagnostica un carcinoma en los testículos y a su mujer otro cáncer de mama que le llevaría a su muerte un tiempo después

Debido a su formación médica Hamer empieza a sospechar de la posibilidad de que el impacto emocional de la muerte de su hijo fuera la causa de los canceres que padecieron él y su esposa, de manera que aprovechando que trabajaba en el sector sanitario empezó a hablar con todos los pacientes que sufrían algún tipo de cáncer y se percató que todos los pacientes habían sufrido algún proceso traumático antes de desarrollar la enfermedad.

Con esta información empieza a analizar por tipo de enfermedad y encuentra que todos los pacientes con la misma tipología de enfermedad refieren a conflictos vividos de la misma manera, con los mismos matices, es así como Hamer entiende que esta ante una ley de la naturaleza, que se cumple en todos los casos. Descubre que la enfermedad proviene de la relación entre la psique, el cerebro y el órgano, y que la medicina debe trabajarse como un conjunto integrando estas tres partes, no como lo esta haciende a modo de especialización, dividiendo en especializaciones que no permiten una visión global.

Gracias a que es radiólogo y experto en TACs (Tomografía axial computarizada)  empieza a buscar marcas en el cerebro que indiquen dolencias en los órganos, y haciendo TACs cerebrales a personas sin ninguna enfermedad neurológica pero con otras dolencias, encuentra unas marcas en forma de diana que marcan la zona del cerebro regida por los órganos afectados. Esta práctica nunca se había llevado a cafoco-hamerbo, pues solo se hacían estas pruebas cuando el paciente presentaba enfermedades neurológicas. Hamer comprueba que estas marcas se presentan en el mismo lugar del cerebro en el 100% de los casos de pacientes con la misma afectación.

Temiendo que las marcas fueran un fallo de máquina, Hamer se pone de acuerdo con el mayor fabricante de estas máquinas, Siemens, para hacer un protocolo que permita discriminar que el fallo es de máquina y que consiste en cambiar el paciente de posición. De esta manera si es un fallo de maquina se seguirá viendo la marca en la misma posición relativa de la máquina, pero ya no se verá en el mismo sitio del paciente, y es así como comprueba que son marcas del cerebro y no artefactos de la máquina.

Con alrededor de 10000 casos estudiados empíricamente Hamer está seguro de la sistematización de la enfermedad.

En otoño de 1981 presenta sus resultados en la facultad de medicina de Tubinga mediante una tesis postdoctoral con 200 casos de los cuales en 70 presenta una descripción detallada refrendada por los médicos responsables de las secciones que habían verificado su tesis. A pesar de eso, en mayo de 1982 la universidad rechazó el trabajo sin molestarse a comprobar su tesis.

Cómo Hamer había seguido investigando en 1986 se le obligo a renunciar a sus investigaciones y al no hacerlo se le quitó la licencia médica y se le prohibió hablar con paciente alguno.

Hasta el 19 de diciembre de 1989 no vio reconocidos sus descubrimientos en un protocolo firmado por el profesor J. Birmayer, doctor en Química y Medicina, titular de la cátedra utrnavaniversitaria de Cancerología de la Universidad de Viena. A pesar de eso, su estudio no trascendió.

Hamer siguió luchando en busca de apoyos, y no fue hasta Los días 8 y 9 de septiembre del año 1997 que la Universidad de Trnava, en Eslovaquia, confirma oficialmente la exitosa verificación de la Nueva Medicina.

Hoy en día, Hamer sigue sin haber recuperado su licencia médica, pero cada vez hay más personas que viendo la coherencia de las cinco leyes biológicas que descubrió, y que la lucha de la medicina convencional contra el cáncer es una carnicería, optan por tratar sus enfermedades a través de la nueva medicina germánica.

Esta es la base de sistemas para tratar la enfermedad como la Descodificación Biológica y la Bioneuroemoción®