¿Sabes usar la sincronicidad? Nada que ver con la casualidad

//¿Sabes usar la sincronicidad? Nada que ver con la casualidad

¿Sabes usar la sincronicidad? Nada que ver con la casualidad

La sincronicidad que se puede observar en muchas situaciones nos tiene descolocados, ¿cómo es posible que pase eso? ¿A quién no le ha pasado que vaya a llamar a alguien y justo en ese momento ese alguien lo llame? ¿Quién no ha visto que alguien pregunte por algo que estaba pensando?

Estos sólo son algunos casos de sincronicidad, aunque debido a nuestro racionamiento preferimos llamarle casualidad. La diferencia entre ambas está en la conexión que hay entre los hechos que se producen. En el caso de la sincronicidad se sospecha de la conexión entre ellos, en cambio en al caso de la casualidad no.

¿De dónde aparece el concepto de sincronicidad?

Ya las antiguas culturas habían observado la sincronicidad e incluso algunas tendencias filosóficas como los taoístas le dieron una explicación partiendo de la base de que formamos parte del todo y que este mismo todo interactúa con nosotros.

Posteriormente otras corrientes también abordaron el concepto, aunque no con este nombre, y definían la relación entre el ser humano, el entorno y la divinidad, pues la aparición de las religiones condicionó a la sincronicidad como causa divina.

El concepto lo establece Jung para describir sucesos que se dan al mismo tiempo pero que aparentemente no tienen una causa, y digo aparentemente porque con el tiempo el mismo Jung empezó a sospechar que existe una conectividad entre la persona y su entorno, que además es bidireccional.

La psicología trató de dar explicación a través de muchos los experimentos que se hicieron para descubrir la existencia de algún patrón que hiciera que una sincronicidad fuese previsible, el más destacado de ellos fue el realizado por Rhine utilizando dados y cartas y observó que las probabilidades de adivinar lo que salía no eran meramente estadísticas y que eran superiores a lo que cabría esperar, pero no se pudo descubrir ningún patrón.

Tipos de sincronicidad

Se podría clasificar la sincronicidad en función de la interacción que se produce de la siguiente manera:

  • Sincronicidad Individuo-Individuo: Esta se produce entre dos personas, ¿A quién no le ha ocurrido el pensar en alguna persona que hace años que no ve y de repente encontrársela? O ¿Quién no ha oído la frase que dice; Hablando del rei de roma por la puerta se asoma?
  • Sincronicidad Objeto-objeto; Se observa que dos objetos o hechos coinciden en el tiempo, aparentemente sin conexión para dejarnos perplejos con la “coincidencia”. Nótese que en este caso también está el factor observador, pues de desconocer o no ver el hecho pasaría totalmente desapercibido
  • Sincronicidad Individuo-objeto; En este caso también tendríamos no solo el objeto sino también los hechos que se producen. En muchos casos se les llama premoniciones

Además, deberíamos tener factores en cuenta como el tiempo y el espacio, pues cuando se produce una sincronicidad ambos factores son variables constantes, se deben dar en un sitio y un momento determinado.

La sincronicidad definida a partir de la física quántica

La física quántica se ha encargado de dar explicaciones sobre todo aquello que es invisible para el ojo humano. Unas veces lo ha hecho de modo experimental y otros de forma teórica.

Uno de los experimentos aplicables a la sincronicidad es el experimento de la doble rendija, en que se descubrió que las partículas tenían dos tipos de comportamiento, Por un lado, se comportan como pequeños objetos físicos, y al mismo tiempo se pueden comportar como ondas de energía, y ¿sabes de que depende un comportamiento u otro? Del observador!!!

 

Cuando el observador está observando el comportamiento es de partícula, es decir material, mientras que cuando el observador no está pendiente el comportamiento es de onda.

Así pues podemos especular que el efecto del observador en la sincronicidad es fundamental, no sólo para determinar-la como tal, sinó también para producirla. Recuerda que si no hay observador no hay sincronicidad…

Toda la materia se origina y existe por la virtud de una fuerza, la cual trae la partícula de un átomo a vibración y mantiene la más corta distancia del sistema solar del átomo junta. Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda materia.”

Max Planck

Aplicabilidad de la sincronicidad

Estos conocimientos abren un nuevo paradigma en la forma de ver el mundo, un paradigma que nos empodera tanto para bien como para mal.

Establecer lo que aquí se cuenta como una creencia abre un mundo de infinitas posibilidades, pues tomar consciencia de que lo que vemos esta creado por nosotros permite vivir en un mundo en el que creas tu realidad.

Cuando establece esta creencia y eres consciente de ella te das cuenta que la sincronicidad forma parte de tu día a día y que tienes el poder de crear el día como tú quieres que sea, que tu vida solo depende de ti y que cosas fantásticas te pueden suceder a voluntad.

Si a todo eso le das una vuelta más empiezas a entender porque en filosofías orientales se habla de la divinidad del ser, que más que del ser es de la consciencia. Incluso grandes científicos se han rendido a la evidencia, como Max Planck, que en su discurso de recogida del premio nobel el 1918 dijo: “Toda la materia se origina y existe por la virtud de una fuerza, la cual trae la partícula de un átomo a vibración y mantiene la más corta distancia del sistema solar del átomo junta. Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda materia.”

Así que, ¿qué estas esperando para vivir creando tu sincronicidad y tu realidad?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Por | 2017-08-22T16:42:20+00:00 mayo 26th, 2017|Creencias|Sin comentarios

About the autor:

Nacido cerca de Barcelona en 1977, a los 35 años paso por una experiencia de vida que provoca un cambio en mí y empiezo a investigar y profundizar en las causas de las vivencias que se dan en la vida. Investigo sobre la enfermedad y descubro otras opciones que me permiten empoderarme y auto-responsabilizarme, y de esta manera, poder tomar las decisiones que marcan el rumbo hacia obtener resultados en salud imprevisibles. A raíz de eso, me propongo dar a conocer todo aquello que he ido encontrando y comprobando, para que todo el que quiera pueda beneficiarse…

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.